Los sistemas de contratación en los Mercados

En España existen cuatro sistemas de contratación:

• Mercado de Corros.

• Mercado Continuo.

• Sistemas Multilaterales de Negociación (SMN)

• Internalizadores Sistemáticos.

Estos dos últimos sistemas de contratación se han introducido en aplicación de la Directiva de Mercados e Instrumentos Financieros (MiFID), adaptada a la legislación nacional a través de la La Ley 47/2007, de 19 de diciembre, que modifica la LMV.

1. El Mercado de Corros. La negociación de acciones a viva voz

El Mercado de Corros es el llamado mercado tradicional en el que se negocia de «viva voz» y en un lugar físico concreto (el «parquet») en cada una de las cuatro bolsas que existen en España (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia). El mercado de corros supone, actualmente, menos del 2% del total negociado en el mercado de valores español, y la mayoría de los valores que cotizan en este mercado suelen tener baja frecuencia de contratación y poca liquidez. 

Las características de este mercado son:

• La negociación en corros en la Bolsa de Madrid se realiza de lunes a viernes desde las 10 a las 12 horas, en corros de 10 minutos para empresas de un mismo sector. En la Bolsa de Barcelona el horario es de 11 a 11,20, en la Bolsa de Bilbao de 10,30 a 11,35 y en la Bolsa de Valencia de 10,45 a 11,15.

• La negociación se realiza en Euros desde el 4 de enero de 1999.

• La variación máxima permitida de los precios es del 10%, pudiendo ampliarse un 10% más media hora más tarde en un segundo corro y en casos de negociación excepcional.

• Un miembro del mercado puede dejar constancia de su posición compradora (posición de dinero) o vendedora (posición de papel) en un valor determinado para la sesión del día siguiente.

• Las ordenes bursátiles que se utilizan en el mercado de corros son las «limitadas», «al mercado» o «por lo mejor» y «al harán» (es decir, al cambio medio de entre los realizados para el valor).

• Las operaciones especiales o fuera de hora entre miembros del mercado serán a precio convenido que no puede variar en más de un 5% del cambio de cierre. Deberán ser por un importe mínimo de 120.000 ó 300.000 euros y suponer el 20% o 40% de la media diaria del último trimestre natural cerrado y deben ser comunicadas. Cuando la operación se realice entre no miembros del mercado requerirán para su validez la toma de razón de un miembro del mercado.


2. El Mercado Continuo. Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE)


El mercado continuo es un mercado informatizado de ámbito nacional que permite realizar operaciones de compra y de venta en un dilatado período de tiempo haciendo posible que los intermediarios financieros puedan ejecutar las órdenes de sus clientes desde cualquier lugar.

El mercado continuo español comenzó a operar en abril de 1989 bajo la administración de la Sociedad de Bolsas, S.A. Desde entonces hasta octubre de 1995 se utilizaba como plataforma de contratación el sistema CATS (Computer Asisted Trading System) desarrollado por la Bolsa canadiense de Toronto. A partir de la citada fecha se ha sustituido por el sistema SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español), desarrollado por la Bolsa de Madrid y en el que actualmente cotizan 179 sociedades. 
Se trata de un mercado dirigido por órdenes, que proporciona información en tiempo real a través de los terminales de los miembros del mercado (denominados «Terminal SIBE Windows» o TSW) u otros externos homologados.

 Este mercado ha reemplazado prácticamente en su totalidad la contratación en corros. 

A través de terminales informáticos, los operadores de las cuatro bolsas españolas pueden dirigir sus órdenes al mismo ordenador central, de tal forma que si existe contrapartida al precio solicitado la orden se ejecuta en el momento. Si no existe contrapartida el ordenador las ordena según criterios de precio y momento de introducción. La prioridad para la ejecución de las operaciones se realiza primero, atendiendo a las de mejor precio frente a las de menor; y en caso de igualdad de precio, las introducidas antes en el sistema. A este respecto, una orden de Bolsa es la instrucción que emite un inversor a un intermediario para que éste intente ejecutarla en el mercado bursátil. El objetivo es que quede perfectamente identificada mediante una definición clara y simple.

Toda orden de Bolsa debe, por tanto, indicar si es de compra o de venta; los valores objeto de la orden; el número de títulos o importe que se quiere comprar o vender; la forma de ejecutar la orden; y el plazo de validez. El desarrollo del SIBE ha permitido que en los mercados españoles la contratación continua se puede contratar de forma abierta y continua de 9:00h a 17:30h. Durante estas ocho horas y media se introducen propuestas y se ejecutan negociaciones, con media hora (de 8:30 a 9:00) de subasta de apertura y 5 minutos de subasta de cierre.

 En estos periodos de subastas se pueden introducir propuestas pero no se ejecutan las negociaciones y el SIBE calcula en tiempo real, un precio de equilibrio entre la oferta y la demanda, y que corresponderán con los precios de apertura y cierre de cada valor del mercado. Además, establece un precio único en cada valor para las cuatro Bolsas españolas. La unidad de salto de los precios, es decir, la variación mínima que pueden sufrir los precios y que en el argot bursátil se denominan «ticks», depende del precio de los valores:

• 0,01 euros para valores con precios inferiores a 50 euros.

• 0,05 euros para valores cuyos precios sean superiores a 50 euros.

Dentro del SIBE, el Departamento de Supervisión y Control garantiza a los operadores la igualdad de oportunidades en el acceso al mercado. En el mercado continuo hay tres formas de contratación:

2.1. El mercado de contratación principal, cuya negociación se realiza en euros desde el 4 de enero de 1999. Representa aproximadamente el 86% del efectivo diario contratado y en ella está incluida la negociación de los valores latinoamericanos del Latibex, el Mercado de Valores Latinoamericanos denominados en euros. Esta forma de contratación se divide en otras posibilidades de contratación, entre las que destacan:

• La Modalidad General: Donde se negocian los valores más líquidos mediante contratación continua de 9:00h a 17:30h. La variación máxima permitida se establece en una banda simétrica que dependerán de la volatilidad histórica de cada valor y que está estandarizada en rangos de 4%, 5%, 6%, 7% y 8%, excepto para los valores del Latibex que tendrán un rango estático único del 8%. Representa el 67 % del efectivo diario contratado durante el año 2005.

• Modalidad Fixing: También denominada de precios únicos y destinada a valores de baja frecuencia de contratación y escasa liquidez. En el se aglutinan las órdenes que surjan a lo largo del día y se negocian únicamente en dos momentos de las sesión, a las 12:00h y a las 16:00h, para reducir la volatilidad y permitir una formación más eficiente de los precios de estos valores.

• Segmento Latibex: Contratación abierta desde las 11:30h hasta las 17:30h. En este segmento se contratan aquellos valores latinoamericanos que cotizan en el SIBE.

• El Nuevo Mercado para valores tecnológicos que se creó en 1999, dejó de ser operativo desde el 3 de diciembre de 2007, debido a que la realidad económica a la que respondía la creación de este mercado y las características propias de las empresas que en éste se negocian, ha evolucionado con el tiempo haciendo innecesario el mantenimiento de criterios específicos para la negociación de éstos valores.

2.2. El Mercado de Bloques es un mercado utilizado para operaciones de gran envergadura que por sus características no son fáciles de realizar en la contratación principal y no reducen la liquidez del mercado. Se opera bajo dos modalidades:

• Mercado de Bloques convenidos o a cambio convenido, en el cual las operaciones están previamente pactadas. Es exclusivo para los valores del IBEX 35. El volumen debe ser superior al 2,5% de la media diaria contratada y superior a 600.000 Euros. El abanico de precios se calcula como el ±1% del precio medio de compra-venta.

• Mercado de Bloques por precios, en el cual se introducen órdenes de compra o de venta que pueden ser casadas por cualquier otro miembro del mercado. El volumen de los bloques debe de ser superior al 5% de la media diaria contratada y a 1.200.000 Euros. La variación de los precios debe oscilar en un rango de ±15% respecto del precio de referencia. 3. El Mercado de Operaciones Especiales, es un mercado en el que se negocian bloques de acciones con las contrapartidas fijadas de antemano. El horario de este mercado es de 17 a 20 horas. En función de su volumen y precio pueden ser:

• Operaciones Especiales Comunicadas, las que requieren un volumen efectivo superior a 300.000 euros y el 20% del efectivo medio diario contratado en el ultimo trimestre. El precio debe estar en el entorno del 5% del precio de cierre o medio ponderado.

• Operaciones Excepcionales Autorizadas, aquellas que requieren un volumen superior a 1.500.000 euros y superior al 40% del efectivo medio contratado en el último trimestre. Estas operaciones deben ser autorizadas por la Comisión de Contratación y Control. El mercado continuo se divide en tres grandes segmentos en función del tipo de productos que en él se contrate (posteriormente trataremos cada uno de estos segmentos en profundidad):

• Acciones y derechos de suscripción.

• Warrants, certificados y otros productos.

• Fondos cotizados.

3. Sistemas Multilaterales de Negociación e Internalizadores Sistemáticos

Como ya hemos comentado, la adecuación de la LMV a la Directiva de Mercados e Instrumentos Financieros (MiFID) ha supuesto la creación de dos nuevas figuras dentro de los sistema de contratación: Los Sistemas Multilaterales de Negociación (SMN) y los Internalizadores Sistemáticos (IS).

Los SMN son aquellos sistemas de contratación gestionados por una empresa de servicios de inversión o por una sociedad rectora de un mercado secundario oficial que permite reunir, dentro del sistema y según sus normas no discrecionales, los diversos intereses de compra y de venta sobre instrumentos financieros de múltiples terceros para dar lugar a contratos, es decir, un sistema donde se puedan casar operaciones de compra y de venta de instrumentos financieros.
Las empresas de inversión o sociedades rectoras podrán crear SMNs previa autorización de la CNMV y deberán contar con una entidad rectora, que se encargará de su organización, funcionamiento interno y de los medios necesarios para gestionar dicho SMN.

Por su parte, los internalizadores sistemáticos (IS) son aquellas empresas de inversión o entidades de crédito que ejecutan, al margen de un mercado regulado o de un sistema multilateral de negociación y por cuenta propia, órdenes de clientes sobre acciones admitidas a negociación en mercados regulados, siempre que esta actuación se desarrolle de forma organizada, frecuente y sistemática. 

Así pues, las órdenes recibidas de los clientes por el intermediario se ejecutarían contra las propias posiciones del intermediario, sin pasar por mercado o plataforma de negociación.